Vania Vargas /Guatemala




Palabras de la Artista

Observar es un oficio del que nace todo lo que hago. Caminar con los ojos bien abiertos en una búsqueda constante no declarada, hasta el momento en que, sin saber que buscaba, encuentro. Una conclusión a la que no llego yo, sino mi asombro, la niña que me habita, que se ríe de todo y que todo la traspasa. La que vive viendo hacia adentro, por eso cada vez que mira hacia afuera se sorprende. La que va detrás de todo lo que parece sueño, de todo lo que valga la pena contar o que valga la pena guardar, capturar en una imagen con el teléfono o en una nota ansiosa que, casi siempre, será difícil descifrar.

Las imágenes que voy recogiendo son llegada, pero también punto de partida. Son semilla, testimonio, maníaca acumulación de tiempo, piedras intencionales en el camino, que me ayuden a recordar de dónde vengo, cada vez que veo hacia atrás.

V. V. 


Vania Vargas. Poeta, narradora, editora y periodista cultural independiente. Autora de los libros de poesía Cuentos infantiles, Quizá ese día tampoco sea hoy, Los habitantes del aire, y Señas particulares y cicatrices. Libros de los cuales han salido algunas selecciones publicadas en Chiapas, México; Puerto Rico y Montevideo, Uruguay, así como la reunión de poemarios bajo el título Relatos verticales. En narrativa ha publicado Después del fin y Cuarenta noches. Es, además, coordinadora de los libros de ensayo Nuevo Signo: siete poetas para nombrar un país; y Luz: trayecto y estruendo -una aproximación colectiva al legado literario de Luz Méndez de la Vega. Ha sido invitada a las ferias del libro del Zócalo, Panamá y Guadalajara, así como a los departamentos de Español de la Universidad de Stanford, en San Francisco, California, y la Universidad de Copenhague, donde compartió su trabajo. Fue parte de los Festivales Internacionales de Poesía de Granada, Nicaragua; Quetzaltenango, el latinoamericano de poesía, Ciudad de Nueva York; Medellín, y Leiria, Portugal.