Sandra Santander /Chile


Sandra Santander trabaja sus obras directamente con las maderas, incorporando elementos del mundo vegetal, entremezclando trozos y residuos recolectados del bosque, como membranas, ramas, raíces, leños y semillas que luego se reconfiguran y resignifican como un símbolo de vida, donde la naturaleza se manifiesta en cada detalle, en cada gesto, como parte de una misma geografía, ahora transformada y reconstruida en un material que resurge dignificado y con un profundo sentido poético. Sus obras hablan de una representación metafórica de un lugar, de una fuerte conexión con la tierra y sobre todo de un recorrido por el territorio donde es hallazgo, encuentro, susurro y viaje. 


Palabras de la Artista

Hay un paisaje que alguna vez fue mío, pienso en ese bosque, lejano en el tiempo que se fue enredando en mi memoria. Era un lugar frondoso, poderoso y solemne, como una magnífica escenografía donde la naturaleza había construido un relato conmovedor, de formas, olores y colores. Allí, donde secretamente, el follaje va almacenando parte de nuestro origen y de nuestra memoria, como una reserva de vida, con sus ciclos interminables, con sus geometrías orgánicas, con sus ecos nocturnos, con sus sonidos, como un canto mágico y lejano.

S.S.


Biografía

Sandra Santander, (1957). Escultora chilena nacida en la ciudad de Concepción, Chile, es Licenciada en Arte con mención en Escultura y Magister en Historia del Arte y la Arquitectura. Su trabajo escultórico lo inicia en la década de los ochenta basado principalmente en la figura humana modelada en arcilla. Más tarde comienza a trabajar la madera a la par con una investigación sobre la naturaleza y la morfología del paisaje, cuya referencia está en las zonas boscosas del sur de Chile, zona que visita permanentemente. De estas experiencias emerge una escultura de corte naturalista, que tiene su domicilio creativo el mundo vegetal donde descansa su sustento conceptual y formal. Un mundo, a ratos imaginario, entendido como un universo orgánico, mágico y en permanente mutación. Desde mediados de los años 80 ha participado en más de 50 exposiciones colectivas y simposios de escultura en Chile y Argentina. También ha realizado doce muestras individuales en diferentes ciudades del país.

Por otro lado ha desarrollado una larga trayectoria en la escultura urbana. Entre los años 1991 y 2015 ha realizado 16 proyectos escultóricos de gran formato para espacios públicos en su país, en diversos materiales como acero, piedra y ferrocemento, entre los que destacan; Araucarias, Parque Ecuador, (Concepción, 1995), Homenaje al Cardenal Raúl Silva Henríquez (Constitución, 2001), Pehuén, Parque de las Esculturas de Providencia, (Santiago, 2005) y seis Memoriales, proyectos escultóricos por las víctimas de violaciones de derechos humanos, emplazadas en ciudades Los Ángeles, Santa Bárbara, Chillán, Mulchén, y Concepción. Paralelamente entre los años 1984- 2003 dirigió el Taller de Escultura de la Corporación Cultural Artistas del Acero de Concepción.

Más tarde entre 2004 y 2021 fue Curadora de la Pinacoteca de la Universidad de Concepción, una de las más importantes colecciones de pintura chilena donde realizó una destacada labor en la conservación, exhibición y difusión de ese patrimonio pictórico.

En diciembre del año 2011 fue distinguida con el Premio Regional de Artes Visuales, otorgado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes Región del Bio Bio, (Chile). Actualmente vive y trabaja en nuevos proyectos escultóricos y como curadora independiente en la ciudad de Concepción.