Nicolás Menza /Argentina


Plenas de expresividad y sentido. La exposición de pinturas, técnicas mixtas y pasteles El banquete, de Nicolás Menza. Él es uno de esos artistas argentinos a los que el país les duele; El Banquete es la imagen alegórica que Menza elige para retratar poéticamente, a Través de metáforas personales, la decadencia y la explotación. Las suyas son obras realizadas con gran virtuosismo, en un estilo figurativo expresionista de tono trágico y denuncia social, afín al de la Nueva Figuración de los 60 pero con más elementos del realismo. Son pinturas más sueltas, algunas escenas son perturbadoras. Un cuerpo flaco de mujer es puesto en el lugar de la carne a ser consumida y sus gestos defensivos de pudor no alcanzan a protegerla de la violencia sádica de las miradas de los ricos horribles a su alrededor. Algunos son ciegos pero miran igual. Otros monstruos cómplices, parecen observar una invisible cámara. La escena, es la del ritual oculto, la ceremonia sacrificial. La imagen es la del Mal. La disposición de los cuerpos evoca al teatro de la crueldad.

El vigor es el del rock. Tema y forma recuerdan a Carlos Alonso pero como ya se dijo en estas páginas, si Alonso es el cronista de lo sucedido, Nicolás Menza es el poeta de lo temido. Su pintura también contiene guiños al arte político de los 70, La mancha roja insiste como una obsesión, imponiendo su sanguíneo sentido original contra las lecturas que lo vaciaron, subrayando la magra carne pintada que, como en De la Cárcova, en Menza representa a quienes no tienen más que su cuerpo para llevar al mercado.

Menza también tiene obras más enigmáticas (no es que las otras no lo sean). En sus pasteles y óleos, son recurrentes junto al desnudo femenino unas máscaras primitivas, lo mismo que ciertos elementos abstractos más o menos geométricos que aportan un aura de misterio. Lo puesto en el espacio, como las palabras en un poema hermético, está ahí como signo a ser descifrado. Nada es sin sentido. Color, volumen, todo apuntala un conjunto que no se agota en la mera significación de su literalidad. Menza estuvo en Rosario y en la tarde del sábado y la mañana del domingo, ante un público muy alerta y atento de artistas plásticos, dio un seminario generoso sobre el arte de pintar. Mostró y analizó obras de sus pintores modernos favoritos, como Balthus; contó que no es lo mismo el lenguaje gráfico que el plástico pictórico o la "pintura-pintura". Según Menza, no es el uso del pincel el que define si una obra es pintura, sino su concepto "antropológico de la pintura" entendida como lenguaje. No se trata de pintar cuadros, sino de pintar la pintura.

Para ahondar en el lenguaje hay que entender que lo que se pinta es un espacio emocional del cual lo que va al lienzo es sólo una parte. Sus propias composiciones son ejemplo de eso: no es que se "corte" la forma sino que continúa más allá. La intuición del pintor con oficio, dijo, hace que ya no tenga que usar un compás para ubicar un objeto en una sección armónica o en un punto áureo. Además de excelente pintor, Menza es un apasionado de lo que hace y la convicción que transmite enseña más que años de academia. A sus ideas sobre la pintura las viene plasmando desde hace años no sólo en su obra sino además en una serie de escritos.

Este pintor de origen humilde, con un pasado adolescente en el teatro y en el rock, formado en las escuelas Prilidiano Pueyrredón y Ernesto De la Cárcova. Rubén Rey, Teresio Fara y Alejandro Puente fueron sus maestros. Menza expone desde 1980 y desde 1989 lleva adelante un proyecto de intervención plástica en la vida cotidiana. Realizó murales en Argentina y en Cuba.

Beatriz Vignoli

Diario Rosario/12. Rosario



Nicolás Menza es Argentino (1960). Egresado De La Escuela Nacional De Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón y de La Escuela Superior De Bellas Artes Ernesto De La Cárcova, espacialidad Pintura.

El 18 de Octubre de 1960, en Ciudad De Buenos Aires CABA; En la adolescencia coinciden Los Convulsionados años del inicio de la década 70, con el comienzo de la escuela secundaria, los estallidos sociales, los atentados, la muerte de Perón y el golpe militar de 1976. Nicolás es de la generación de "La Noche de los Lápices" jóvenes desaparecidos por la dictadura. En este contexto comienza a definir lo que será la línea de su camino en el arte y la vida. Vivió con intensidad la adolescencia, allí el inconsciente se disparaba en un mundo propio. Escribe poemas, estudia teatro, crea una banda rock progresiva, es el baterista. Ya en bellas artes y descubre a sus maestros, Teresio Fara (1986) y Rubén Rey (1988). En 1985 funda ESPACIOTALLER, allí inicia su tarea de investigación plástica, y desarrolla una amplia labor docente en institutos terciarios y secundarios. La actividad docente es constante desde entonces, dicta cursos, workshop, en universidades, centros culturales y museos Buenos Aires y del interior del país.

Amplía su expresión poética desde la pinturas a sus investigaciones en el lenguaje visual: realiza murales, instalaciones, fotografías, arte digital, litografías, objetos y video instalaciones. Sus proyectos y obra se muestran en los espacios más significativos, como en el Centro Cultural Recoleta, la Bienal de Arte Joven realizada en Puerto Madero, en 1991. En el Centro Cultural Gral. San Martín, pinturas, objetos, videoarte y muro-ambientaciones, resinificando el espacio de exposición como una gran instalación. Las galerías del circuito despertaron interés en su trabajo. La galería Hoy en el Arte, de Teresa Nachman, y la galería Adriana Indik empiezan a exhibir sus obras, y la prensa escrita comienza a difundir notas sobre su labor en la sección de arte y cultura en diarios como Clarín, Página 12, El Cronista Comercial y Ámbito Financiero.

En 1997 es la presentación emblemática con la galería Adriana Indik en la Feria de Arte Contemporáneo ArteBA, es invitado por el gobierno cubano, auspiciado por el Ministerio de Educación de la Nación. Viaja a La Habana, donde realiza una muestra individual en la galería Galeano, dicta cursos y seminarios para artistas locales. Pinta en el Centro de Arte y Diseño de La Habana Vieja un mural.

Obtiene muchos premios, entre los que se destacan el primer premio del salón Manuel Belgrano, el primer premio bienal de la pinacoteca del banco de la nación, el Segundo Premio de Pintura la Fundación Octubre y la Mención de Honor del Salón Nacional de Dibujo en el Palais de Glace. Mención Honor en Dibujo del Salón Municipal Manuel Belgrano, Museo Eduardo Sivori, Segundo Premio De La Pinacoteca Banco Provincia Buenos Aires. Participa de distintas bienales y ferias, sus obras empiezan a ser adquiridas en colecciones importantes particulares y de museos, tanto nacionales como extranjeros; la Fundación Fortabat, Fundación The Art Gallery, Atelier Alain Meylan Ginebra, Suiza, Colección Raymond Guggenheim, Suiza, Museo Prov. de Bellas Artes Dr. Genaro Pérez - Córdoba, Museo Ralli Foundation de Punta del Este, Uruguay, Israel, Mallorca, Bertha V. B. Lederer Gallery at SUNY Geneseo, NY USA, Universidad de Búfalo, entre otras. En 2004 Fermín Févre escribe el libro "Nicolás Menza Reivindicación De La Pintura", un ensayo sobre la coyuntura del arte contemporáneo y de la pintura en particular; editado por La Marca Editora, Buenos Aires. Se suceden las exposiciones en galería Krass de la ciudad de Rosario, en Vía Marguita en la ciudad de Córdoba, Aarhus en la ciudad de Rafaela y en Mundo Nuevo Gallery Art en Buenos Aires. El Museo de Bellas Artes Quinquela Martín en La Boca. En 2013 inaugura "Los Misterios De La Luz" en la Galería Hoy en el Arte, la muestra proveniente de París. La productora Manitos Films desarrolla el documental Grandes Maestros donde se lo incluye. Este cortometraje es Seleccionado para participar del 14° festival de cine "La Sudestada. La Culture Et Le Cinéma Argentins". Entre 2013 al 2016 Desarrolla el proyecto "Espacios Paralelos" junto a Max Pedreira y viajan a Alemania exponiendo en el Consulado Argentino en Fráncfort y simultáneamente en la Embajada Argentina en Berlín. Mientras tanto, se inaugura Painting Borges en el American University Museum, en Washington, DC. Presenta la instalación esculto-pictórica El Pórtico de La Ley en el programa de TV Colectivo Imaginario, que conduce Canela por el canal TN.

En 2018 se publica un nuevo libro; "Nicolás Menza Pintura Simbólica Erótica Metafísica" editado por la marca editora, en su colección de arte argentino Lavistagorda. Funda Los ojos del faro, con la colaboración de un grupo de discípulos, para desarrollar producciones visuales multimedia, retomando así el lenguaje del videoarte, creando documentales sobre el pensamiento, obra y vida de los referentes del arte argentino. Hasta la fecha ha realizado más de 450 exposiciones colectivas y más de 200 muestras individuales, en galerías, instituciones, universidades y museos del país y del exterior.

Con espíritu inquieto, luchador e infatigable: "soy un animal de trabajo", se define Menza, sigue trabajando en varios frentes desde el compromiso asumido en la vida entregada con pasión al arte y la pintura. Fermín Févre concluye en la biografía de Nicolás Menza escrita en su libro: "Podría decirse, entonces, que habiendo ya realizado una amplia y destacada trayectoria, este artista tiene ante sí nuevos horizontes de perspectivas para su obra. Es casi como si recién comenzara."