Mariana Sperandio /Brasil


El gesto preciso de un clic revela, a su vez, una cascada de momentos cristalizados en la película de una cámara. Este movimiento puede parecer simple, pero no lo es. Desde el fotógrafo más experimentado hasta el niño con una cámara en la mano, todos tienen el poder de capturar imágenes. Estas imágenes se remontan a escenas, estáticas o en movimiento, a los reflejos y a la fantasía. La fotografía es donde este arte, a veces documental, a veces puro arte en sí, se convierte en una experiencia sensorial.

Así, la experiencia fotográfica solo será posible a través de una cámara, ya sea analógica o digital. El objetivo es siempre el mismo: revelar. Revelar la imagen, la visión del fotógrafo, revelar una historia. Para el filósofo canadiense Marshall McLuhan, los medios se consideran extensiones del ser humano, incluidos sus sentidos, mentes y cuerpos. Esa sería su famosa tesis de que el medio es el mensaje. ¿Y cuál será el mensaje que transmite la cámara?

Sin duda, la cámara es un objeto flexible. Ya diría Vilém Flusser que "... toda intención estética, política o epistemológica debe pasar necesariamente por el tamiz de la conceptualización, antes de dar lugar a una imagen. El dispositivo fue programado para esto. Las fotografías son imágenes de conceptos, son conceptos transcodificados en escenas".

Mariana Sperandio utiliza su técnica de sombra y luz para crear un mundo dicotómico. Un mundo conceptual que pasa por la cámara de la artista y se transforma en fotografías. Un mundo de fantasía que solo se puede ver a través de su lente. Un mundo de leyendas y conocimientos que sorprenderán incluso a los ojos más distraídos. El poder de estas figuras caóticas nos recuerda que la fotografía se extiende al clic, la fotografía es sentimiento, encuadre, color o falta de él, espontaneidad y planificación.

Con una iconografía construida por sombras, Mariana sobresale por mezclar realidad y fantasía en su obra. Elementos irreales y materiales ayudan a componer estas escenas, que transforman las fotografías en un debate contemporáneo. De esta forma, la foto se puede comparar con la poesía, y el mensaje es lo que se refleja en ella.

Maria Clara Mendes
Maestra en Historia Moderna de Irlanda 


La persona, el lugar, el objeto

están expuestos y escondidos

al mismo tiempo, bajo la luz,

y dos ojos no son suficientes

para capturar lo que se esconde

en el rápido florecimiento de un gesto.

Se necesita la lente mágica

enriquecer la visión humana

y lo real de cada cosa

un extracto más seco

para que penetremos profundo

en el puro enigma de las imágenes.

Fotografía - es el nombre en clave

de la percepción más aguda

que nos estamos mostrando,

y la evanescencia de todo

construye una permanencia,

cristal del tiempo en papel.

Frente a las fotos de Evandro Teixeira [Carlos Drummond de Andrade]


Mariana Sperandio (1989) es una fotógrafa brasileña y artista visual que actualmente vive en São Paulo. Su especialidad es la Fotografía Artística, con autorretratos glamorosos, oscuros y enigmáticos. Las historias detrás de las imágenes retratan sus pasiones, miedos y contemplaciones más íntimas. Una mente siempre progresiva y creativa que pinta mundos asombrosos con luz... y ausencia de ella.

Mari Sperandio se ha graduado como Ingeniera de Automatización y Control en 2013, en São Paulo. Después de trabajar en ventas durante un par de años, se mudó a Dublín para mejorar sus habilidades en la lengua inglesa. Y allí tuvo su primer contacto con la fotografía, a través de una creciente pasión por viajar. En 2018, dejo Irlanda y fue viajar de mochila a Sudamérica. Después de más de año viajando, se detuvo en Quito para descansar, y allí comenzó sus estudios oficiales de Fotografía. En Quito tuvo la oportunidad de terminar dos programas de 4 meses, el de Fotografía Básica y el Avanzado 1, en el "Centro de Imagen, Arte y Fotografía, CIAF".

Desafortunadamente, llegó la epidemia y los cursos se cancelaron.

Así, continuo su aprendizaje por sí misma, mientras encerrada, principalmente por videos de YouTube, y con ellos, desarrollando un estilo de autorretrato conceptual artístico. En este momento, enfoca sus estudios autodidactas en la historia del arte, la manipulación fotográfica surrealista, y la pintura digital.

Mari Sperandio ha participado de algunas muestras fotográficas, como: la "Expo Mujeres Creativas" en 2020 en Quito, Ecuador; la Expo Digital "Alone Toguether", de Up Arts Incubator en 2021 y fue citada en la segunda edición de la revista cultural "Traços" también en 2021.

Mari Sperandio es curadora de una revista digital que presenta artistas emergentes y sus trabajos, "YAYL Magazine", por creer que juntos podemos crecer más sanos y fuertes.

Hoy realiza un proyecto de 52 semanas, donde crea y publica en su página de Instagram 1 proyecto distinto por semana por un año. Así, desarrolla su estilo personal y busca encontrarse a través del arte.