Manuel Lantigua /Cuba


La pintura de un cubano fiel a sus raíces.

En la pintura cubana moderna hay nombres absolutamente imprescindibles: Wifredo Lam, Mariano Rodríguez, Víctor Manuel, Amelia Peláez, Mario Carreño, Carlos Enríquez, René Portocarrero, Fidelio Ponce y Cundo Bermúdez, entre otros, hoy, el pintor cubano radicado en Las Palmas de Gran Canarias, Manuel Lantigua, puede considerarse un digno heredero vivo de aquella generación fabulosa de creadores de vanguardia que revolucionó las artes plásticas cubanas en los años cuarenta, poniendo a la isla en la primera línea del arte moderno.

En su obra Manuel refleja su tierra natal, Yateras, lugar todo pintoresco por el verdor de sus montañas, la belleza del paisaje, la floresta de sus bosques, la pureza y abundancia de las aguas de ríos, riachuelos y arroyos, así como su fauna; típica y representativa de Cuba, lo que le convierten en un verdadero Edén para cualquier visitante.

La obra de Manuel Lantigua se cimenta en una suerte de cruzamiento o entretejido de las generaciones de pintores cubanos de los años 40, entre las que el pintor sienta cátedra con su magistral dominio de la luz y del color. Sus cuadros están repletos de figuras representativas del entorno campestre donde creciera, personajes que aparecen como detenidos sobre el lienzo o la cartulina, sugiriendo calma, lo que genera rápidamente que se entable una directa empatía con los espectadores. En la inmediata comunicación con sus trabajos, mucho tiene que ver su interés por revelar al hombre y la mujer del campo cubano en toda su magnitud espiritual. En numerosas pinturas de Manuel Lantigua hay una directa alusión al entorno en el que los personajes se desarrollan, a su cosmos terrenal y al misterio que se esconde en todo lo que lo engendra y de él proviene.

Ciertamente, hay mucho que estudiar, profundizar y conocer del legado que su obra representa para las futuras generaciones. Manuel más que un simple hombre modesto y silencioso, es un maestro integral, profundamente crítico del mundo que le circundara, ilimitadamente imaginativo. Su fantasioso equilibrio e impulso creativo, además del uso de colores fulgurantes y pinceladas vigorosas, también contribuye a que en su obra lo importante no radique en los detalles, sino en el concepto general del discurso que esta transmite.

Manuel Lantigua en su fidelidad a un mismo modo expresivo, es pintor característico de una vida vinculada al campo cubano y en especial de la vida cotidiana de las montañas orientales de Cuba. Búsqueda de lo cubano, unida a una actitud entre irónica e ingenua, en que la tragedia se deja a un lado y la realidad inmediata se proyecta hacia un pasado que está dejando de existir. Siempre fiel a una temática muy cubana, la composición de Manuel Lantigua está explicada o hecha de manera simple, sin perder en su concepción los rasgos típicos de sus comienzos. 

G.Q.


Manuel Lantigua Domínguez es un pintor Cubano, Güantanamero, actualmente residente en Las Palmas de Gran Canaria , España. Nació el 7 de Mayo en el año 1959, a los 37 años despertó en él el interés por las Artes Plásticas, comenzó a pintar de forma autodidacta y esculpir la madera. Realizó su primera exposición personal en Guantánamo con una combinación de pintura y escultura la cual tituló "Monte de Espuma" ( año 2005). También en el mismo año realizó otra exposición de esculturas en madera titulada " Bajo la Ceiba". Luego organizó varias exposiciones en La provincia y municipio de Guantánamo. Participó en una exposición colectiva en La Habana en 2005 y en esa misma fecha y sitio, participó en un exposición personal en el evento nacional Psico-Habana.  Se formó en Cuba sobre la marcha, mediante  diferentes cursos de capacitación. Estuvo trabajando como escultor  hasta regresar a España en  2007. Perteneció la Asociación de Escultor y Artesanos de Cuba. Actualmente es uno de los pintores contemporáneos más reconocidos en Europa.