Gabriel Arana /Guatemala



Gabriel Arana Fuentes (Guatemala, 1983)

La sensibilidad por las artes me llamó desde niño, pero nunca le hice caso. Sin embargo, encontré cierta comodidad en el mundo de las artes cuando me volví periodista cultural en 2002. Vagué entre entrevistas, galerías y muestras hasta que en 2016 terminé con esa etapa de mi vida.

La licenciatura en Ciencias de la Comunicación me permitió ser catedrático de Redacción y Periodismo y ser consultor de comunicación. Ese distanciamiento con las artes comenzó a ser un problema. Luego vino la Pandemia y con ella una neurosis desbocada que no me dejaba en calma. Fue hasta que comencé a intervenir objetos que todo cambió. Mi trabajo lo he colgado en instagram (https://www.instagram.com/gabrielaranafuentes/) como una suerte de testimonio digital de lo que hago.

El encierro ocasionado por Covid-19 durante 2020 y aún ahora en 2021 despertó los verdugos más cruentos mi neurosis: el insomnio y las pesadillas. No quise callarlos con vicios con en la época de colegio y universidad, decidí materializar los personajes oníricos que me atormentaron durante las noches de 2020. Cuando se trató de jornadas de sopor, el sonido del pincel sobre el lienzo y el aroma del acrílico me permitieron arrullar la angustia.

La iconografía dominante en las piezas es un remanente de una infancia/adolescencia de miedo y culpa. Aún ahora, hay resabios en mí de una época de catolicismo, rescoldos de una fe marchita, y encerrada en los recuerdos de los años 1990. Tengo 38 años y ahora utilzaré el arte como mecanismo de expresión. No pienso detenerme.

Gabriel Arana Fuentes

Guatemala, 2021