Francisco Jooris /Chile


Canal Haverbeck

La Ciudad de Valdivia se caracteriza por ser una ciudad fluvial, es una cuenca hídrica rodeada de bosques y pantanos, islas e islotes que se conectan con una vasta red de ríos que finalmente desembocan en el mar Pacífico. Es una ciudad con características pluviométricas y de mucha humedad, lo que la hace una de las más lluviosas de Chile.

Además de ser una de las ciudades mas antiguas de este país con casi 500 años, lo que la hace rica en historia y culturalmente muy activa desde el inicio de la colonización Alemana a mediados del siglo 19 tiene que ver no solo con su historia colonizadora. Artistas de todo tipo han florecido en esta ciudad a lo largo de su historia, las primeras fotografías realizadas por los colonos Alemanes muestran sus ríos y las actividades humanas que se desarrollaban en él. A través de su historia diferentes generaciones de pintores y fotógrafos han querido seguir este camino. Los cursos fluviales, pantanos, lagunas y humedales son los que caracterizan el alma de esta ciudad, el ritmo de la intensa lluvia acompañada con el cambio de las estaciones y una luz única y bella, cientos de reflejos en los espejos de agua hacen destellar esta ciudad como una poema constante .

La luz en Valdivia viene del mar, junto con sus atardeceres y reflejos que impregnan el ama y la melancolía de los valdivianos. El canal Haverbeck, es un curso de agua separado por un islote que lleva el mismo nombre, en donde se han desarrollado durante más de un siglo astilleros y actividades humanas en torno al río. Viejos barcos hundidos y lanchones son aún el recuerdo del Valdivia de antaño, cuando el río era el único medio de comunicación y transporte. En este serie de imágenes he querido mostrar los rastros y parte de esa historia perdida en el tiempo.

Francisco Jooris Jacmart

Fotógrafo & Editor



Francisco Jooris Jacmart 

Fotógrafo de naturaleza y valdiviano de corazón, son algunos de los calificativos que pueden describir a Francisco Jooris Jacmart, hijo de inmigrantes belgas radicados en esta zona a mediados del siglo XX, heredó de ellos el ansia de aventura y esa necesidad de contacto con el entorno natural que los llevó a radicarse en esta zona y forjar en ella una familia, de la cual Francisco es el menor de dos hijos. Este profesional con una alta sensibilidad por el entorno natural y siempre apasionado por la fotografía, es capaz de transmitir nuestra geografía natural y cultural de una manera muy personal y única, es un enamorado de nuestros bosques, montañas, lagos, ríos, cascadas, de su inmensidad, su majestuosidad y al mismo tiempo su simplicidad.

Francisco vive en contacto permanente con esta naturaleza que ama y que a través de sus imágenes y proyectos editoriales busca trasmitir a todos quienes puedan disfrutar de su trabajo, la admiración que debemos tener hacia nuestro entorno y el privilegio que es poder contemplarlo día a día.

Este artista y fotógrafo profesional ha desarrollado y publicado variados libros con su singular y ya reconocida marca personal, entre ellos podemos destacar "Valdivia, una mirada Poética", "Tras las Huellas del Sur" y "Valdivia, Reflejos de una Ciudad Fluvial". Cada página es una historia, cada historia es una experiencia vívida, de esta manera Francisco se nutre y nutre sus libros de emociones y sensaciones, apoyados generalmente por destacados profesionales de las letras como lo son: el poeta Clemente Riedemann ,la periodista y comunicadora Cecilia López. De esta manera Francisco transforma sus proyectos en productos multidisciplinarios, que buscan reflejar a través de los sentidos y emociones toda la fuerza de nuestro sur.