Enrique Rosell /Cuba




Texto de Obra


...pasado, presente, futuro, pasado, presente, futuro...

Cuando se trata del Tiempo, atrae conocer si cualquier escena humana o su fotografía es intensamente común y a la vez presumida, incluso digamos tramposa; que no quepa dudas, de seguro algo como velado se está potenciando.

Venido al caso, conozcamos esta situación: una muchacha cualquiera a punto de dar a luz, "con la barriga en la boca", decimos por hábito, se apoya en su padre entrado en décadas. Posan los dos, más bien el dúo por los tres, y miran al futuro que la cámara les promete...; desde el mismo presente pronto pasado... Es común que en sus fantasías se religüen pasado, presente y la avidez de futuro.

A fuerza de cotidiana esta parece una más entre tantas situaciones humanas. Sin embargo, saber que la familia escogió de escenario un señalizador intencionado que parece de lugar pero no, es de tiempo (También se les nombra Cruces de caminos), porque en él leemos las palabras Pasado, Presente, Futuro. A la par, recordar que los fotografiados son tres y que en las mentes de los adultos representan esos tres estados temporales del señalizador, a la sazón se nos calienta la cabeza.

Atormentados del Tiempo y sus representaciones arquetípicas los humanos no tenemos otro remedio que jugar con él: escenificarlo, estirarlo, pellizcarlo, exagerar la atemporalidad, besar el pequeño eterno segundo; captarlo y reproducirlo comúnmente; pretendiendo así trascenderlo. Y ahí salta el embeleso originario: creernos alcanzar lo eterno fijando un presente, en este caso con la fotografía real de una escena alto repetida: el padre-pasado, la madre-presente y el hijo-futuro.

Pero todo lo anterior más que preámbulo enriquece y otorga dimensión universal a otro acontecimiento; núcleo alrededor del cual giran anécdotas en medio de una de las mejor dotadas ciudades pueblerinas de Cuba, crisol de tiempos yuxtapuestos; entre lo que fue, hoy palpable, lo que es y lo que vendrá, es decir, un pasado-presente-futuro al momento.

Me refiero a la especie de escultura a escala urbana, también pieza de intervención titulada Pasado-presente y futuro, de la Serie: Cruces de Caminos (Trabajo en metal, 250 cm x 150 cm 150 cm.), autoría del diseñador y artista Enrique Rosell, emplazada en uno de los puntos vitales de la arteria principal de la ciudad Pinar del Río, capital homónima de la provincia más occidental de nuestro archipiélago. Obra premiada con la Beca Viridian, Concurso de Curaduría promovido por el Consejo Provincial de las Artes Plásticas durante el Salón Provincial "20 de Octubre" 2009. Concluida un año después, al siguiente su creador la coloca donde hoy permanece.

El acontecimiento referido que inicia estas líneas, sucedió de igual forma que cada amanecer llama la curiosidad del observador atento la última modificación (fíjese el lector que digo modificación y no destrucción) nocturna de las piezas que conforman el señalizador o cruce de caminos en la encrucijada de las calles José Martí e Isabel Rubio. Siendo la obra diferente cada día; otra de sus cualidades comunicativa y expresiva.

Esta es una obra que estimula y juega a estimularnos, incluso me atrevo a decir más, nos aguijonea pues sobresale dentro de la trama urbana por su manifiesto perfil interactivo al cuestionar y motivar al transeúnte a participar de sus propias posibilidades de transformación y las del mismo ser humano. Con ella no ha sucedido como con tantas esculturas ambientales colocadas en diversos puntos de la ciudad, blanco directo de la acción destructiva de nuestros conciudadanos. ¿Por qué será? ¿Acaso porque Pasado, presente y futuro no es una intervención tan formal (cuando, incluso, es muy seria), alejada de la experiencia social y la personal anónima? Y por el contrario nos invita y juega con nosotros al ofrecernos la posibilidad de jugar con algo visto en distancia como el Arte, e intentar si quiera a nivel metafórico enrrumbar nuestras vidas. De esta manera es una especie de objeto o agencia de servicio profiláctico alternativo ante el deterioro y la incertidumbre universales. Al respecto señala su autor: "La utilización de un cruce de caminos, intersección de dos calles, propicia una paradoja sobre el lugar y el tiempo en la ciudad; pues se suplementa la naturaleza de un medio informativo, señalización de lugar, por otro de señalización de tiempo."

El asunto radica en que esta intervención-obra no se circunscribe al arte ya que no impone contenidos y experiencias privativas del artista sino formula una especie de crónica o, mejor decir, ensayo participativo desde lo privado hacia lo social. Al apropiarse de un medio popular de comunicación ancestral como el cruce de caminos asegura una interacción empática, es decir, vivencial puesto que todos los humanos de una u otra manera debemos escoger la dirección o rumbo de nuestras vidas. Mientras en otras urbes cubanas florecen los graffitis, en Pinar del Río la ciudad y no faltan habitantes que se apoyan en esta escultura inteligente para expresarse. Que el Arte cumpla una función social reconstituyente no solo dinamiza su marco estético sino, sobre todo, el humano participativo y perfectible.

Entonces su riqueza expresiva florece en su carácter abierto a una relación simbólica transformadora, latiendo, patentizando sucesivos estados personales y, por supuesto, sociales respecto a nuestra representación de los conceptos pasado, presente y futuro. Palabras de peso filosófico, psico-social, cultural y por qué no político en tanto planteamiento de vida. Los cubanos tenemos una relación de frustración por incompletes histórica con esas tres dichosas palabritas.

E. Rosell expresa formando pares o relaciones de palabras en aparente o explicita contraposición así enriquecida, a merced del juego temporal. Pasado, presente y futuro adelanta una Serie que discursará sobre las relaciones de tensión-complemento entre palabras o conceptos descriptivos de múltiples situaciones humanas. Dichas preocupaciones tomaran forma de cruces de caminos ubicados en diversas ciudades, espacios públicos, entornos naturales, cualquier lugar en el cual favorecer una relación simbólica modificadora y enriquecedora de nuestra apreciación del espacio, pero, sobre todo, del Tiempo.

Jorge Luis Montesino, diciembre de 2012.



Enrique Rosell Morales  (1972) nació en Pinar del Río, Cuba.
Artista Independiente se formó en el Instituto Superior de Diseño Industrial, de la Ciudad Habana,(1995).

Ha realizado numerosas muestras colectivas tales como: 12 Bienal de la Habana, Colateral en Museo de la Revolución, 2015 | 11 Bienal de La Habana, Colateral en La Cabaña, 2012 | Ream City, MAPRY, Pinar del Río, 2012 | Senderos, Pabellón Cuba, Habana, 2011 | Salón 20 de Octubre , Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. Pinar del Río, 2011 (CUBA) | Expo inauguración, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. Pinar del Río, 2011 | Expo La Ubre del Humor, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, La Habana, 2011 | Salón "14 de diciembre". Galería Arturo Regueiro, Pinar del Río, Cuba, 2010 | Salón de Premiados, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, Habana, 2010 | Homenaje a José Martí, UNEAC, Pinar del Río. 2010- Visuarte, UNEAC, Cienfuegos, Cuba. 2009 | Primer Salón de Arte Contemporáneo, MAPRI, Pinar del Río, Cuba, 2010 | Salón "14 de diciembre". Galería Arturo Regueiro, Pinar del Río, Cuba, 2008 | "25 Salón Provincial 20 de Octubre". Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. Pinar del Río, 2008. (CUBA) | Salón de pequeño formato, Pinar del Río, 2007 | "Ojo Urbano", UNEAC Pinar del Río, 2006 | Muestra, Homenaje a José Martí, Pinar del Río 2005.
Asi también ha mostrado su trabajo en exposiciones individuales siendo éstas: Inquietudes de un Voyeur, Galería MAPRI, Pinar del Río, Cuba, 2014 | Cruce de caminos: Pasado, Presente y Futuro, Interversión Urbana, Pinar del río, Cuba, 2011 | REPLICANTES, Galería TelePinar, Pinar del Río, Cuba, 2009.
En su trayectoria artística ha recibido los siguientes reconocimientos a su labor: Premio, colateral, "26 Salón Provincial 20 de Octubre". Pinar del Río. 2011 | Premio Curaduría, Becas Viridian, Pinar del Río, Cuba. 2009 | 1er. Premio. "25 Salón Provincial 20 de Octubre". Pinar del Río. 2008