Constanza Araya Valenzuela /Chile


CONTEXTO

Este proyecto hoy se reformula a partir de la inspiración producida por las obras del artista español Fontcuberta, en específico "Hebarim" y el artista japonés Hiroshi Sugimoto, en específico "Dioramas", estas obras retoman el tema de fotografía documental y manipulación, en concreto; abordan la relación que existe entre la fotografía, la verdad, la acción y como esta triada esta inserta en imágenes que construyen una noción de historia o de memoria colectiva.

En la actualidad, la manipulación otorgó a la fotografía el poder de graficar los sueños, todo lo que se desea se puede ver y sentir como real a partir de la fotografía, incluso se puede cambiar el pasado guardando recuerdos manipulados. Las estéticas de una imagen, clasifican y otorgan significado, pareciera ser que no importa el contenido si visualmente se sustenta. Así por ejemplo una estética de fotografía documental, tiene el poder de transformar en documento todo lo que en ella se albergue, no se cuestiona a simple vista la veracidad del registro, porque pertenece a una imagen documental y se tiene fe en ella, en su seriedad, en su objetividad, en ese lado científico irrefutable que se nos ha inculcado. Es entonces que la imagen fotográfica puede camuflar la manipulación y hacer que la ficción pase por verdad, porque tenemos fe en ella.

PROPUESTA

Esta serie fotográfica busca investigar sobre la manipulación en la imagen registro, en especial la imagen que se vuelve documentó y que desempeña un papel importante en la memoria colectiva. El punto de partida de este proyecto son las distintas fotografías etnográficas que surgen a mediados del siglo XIX y que marcan un interés por recopilación de imágenes que permitiesen el estudio físico de los otros; los pueblos colonizados. Hay muchos ejemplos de dichas investigaciones; las fotografías de los indios de Estados Unidos (Frank A. Rinehart1861-1928 o Edward Curtis 1868-1952 ), de los esclavos negros de Carolina del Sur ( el científico Louis Agassiz y el fotografó JosephT. Zealy en 1850) o de los indígenas de tierra del Fuego ( Martin Gusinde1886-1969).

Ahondando en la subjetividad que contienen una fotografía etnográfica y profundizando en su estética de registro que la legitima, el proyecto toma forma de serie fotográfica, donde se usa esta estética, para "crear" fotografías etnográficas (retratos) de una cultura primigenia imaginaria.

Así, basándose en la fotografía como herramienta de registro de antropólogos y sociólogos, para el estudios de las razas y sus evoluciones culturales a partir del registro visual de signos: vestimenta, rasgos faciales, utensilios, etc., el proyecto toma como gran protagonista estos signos, dado que estos elementos visuales contribuyen a formar una "idea" de cultura, de raza o de un ser humano, inserto en un tiempo histórico remoto. Por otro lado, son estos signos, intervenidos o reinterpretados desde una época actual, los que se usan en la serie para "crear" fotografías etnográficas de una cultura ficticias. Así, en las representaciones sobresalen los signos de máscaras y vestimentas de ritual, porque en ellos hay una información general de una cultura, sin mostrar al individuo. Además representan una problemática universal que traspasa el tiempo o la cultura, como es el intento de unir: el cielo y la tierra, lo abstracto y tangible, la razón y el cuerpo. Así mismo, se promueve la interpretación de estos signos, insertos en la fotografía etnográfica, como "ideas" sintéticas de una cultura, que incluso podrían aplicar a la nuestra.

A partir de lo anterior, los retratos con sus recreaciones de vestimentas y mascaras de rituales aborígenes (sacados de fotografías etnográfi- cas), son potenciados al construirlos con objetos contemporáneos (carteras, alfombras, toallas, etc.) haciendo un símil de las vestimentas y máscaras antiguas pero incluyendo nuestra mirada modernista. Así se conforma un diálogo entre la idea de rito y de realidad, presente en todo espectador sin importando el tiempo. Lo que nos permite hacer una reflexión sobre la manera en que construimos la historia, a través de la mirada de un observador moderno que interpreta los registros fotográficos con información subjetiva.

Por otro lado y desde el punto de vista de la fotografía documental y considerándola heredera de la verdad y objetividad, las series toman la forma de una colección de fotografías documentales y la signifi- cación que se le dé, estará estrechamente relación con la memoria colectiva, con los clichés o estereotipos de imagen documento, de esta manera, pretendo que revele la estrecha relación entre la ficción y la memoria.


Rito y Ficción


Constanza Araya Valenzuela

Licenciada en Artes, mención escultura, Diplomada en Fotografía (Chile), Licenciada en Pedagogía Artística y Máster en Investigación en Arte y Creación (Madrid). Ha experimentado en diversas disciplinas como teatro (Marionetas), cine (arte y stop-motion), ilustración (Clay Illustration) docencia (clases de fotografía) y en gestión de distintos proyectos culturales. Su trabajo ha sido seleccionado y expuesto en Chile: Exposición individual de fotografía "Rito y ficción" Centro Cultural estación Mapocho./ "Santiago Visual" Biblioteca Pablo Neruda. / "Concurso Arte Joven", Museo MAC Quinta Normal./ Exposición colectiva de fotografía en festival "FIFA de Mons" en Cine Arte Alameda. Chile-Francia. Su obra también ha sido expuesta en Argentina, España, E.U, Holanda y Alemania.