Cecilia Porras Sáenz /Guatemala



Habitar la huella

La obra pictórica de Cecilia es tan amplia como variada. Su indagación visual la ha llevado a tener encuentros, quizás inesperados, con personajes inverosímiles. Encuentros que pueden dar paso a pequeñas obsesiones, como invitaciones insistentes desde lugares donde habita lo que no ha sido nombrado. Las figuras pasan a repetirse, no sin atravesar un proceso de mutación gradual. Las presencias fantasmagóricas adquieren cuerpos, a veces de animales, a veces humanos -o ambos-, se convierten en niñas, en conejos, en manchas: en huellas.

Los personajes que por medio de la pintura -la paleta quebrada, el efecto acuarela de los fondos, los entornos tropicales- van adquiriendo forma e identidad eventualmente se convierten en personajes en las puestas en escena de Cecilia. De ese modo, estas figuras -entidades- en busca de un nombre y de un cuerpo se mueven permanentemente como huellas que generan nuevas huellas, como signos que son ya significados, como metáforas, como textos.

En la práctica de la pintura es posible materializar sensaciones, documentar lo que se piensa con el cuerpo en el proceso de experimentar algo. La pintura es una especie de registro -la acumulación y múltiples registros- abierto ya siempre a la (re)interpretación. En ese sentido puede ser también -cuando no se deja llevar por sus propias reglas- un alejamiento de la racionalidad como presencia, de la reducción del significado a ideal o referencia. "Nunca hay pintura de la cosa misma porque no hay cosa misma", escribió Derrida (1986, P. 367) La imagen, cuando deja de crearse y verse como tal, abre posibilidades desde la metáfora, como forma expresiva y multiforme del pensamiento, el sentido y el deseo.

Pintar es también un acto de construir memorias. La memoria, como escribe Rosi Braidotti, es la facultad para decodificar trazos residuales de presencias que han sido borradas, "recupera archivos de sensaciones como sobras y accede a reflexiones, analepsis y rastros nemotécnicos" (2011, Introducción). El proceso trae consigo la interpretación y creación de narrativas -por ello la memoria parece habitar más en el futuro que en el pasado, o quizás en un espacio intermedio que aún no somos capaces de nombrar-; las posbilidades para su lectura están siempre abiertas.

En la pintura de Cecilia no hay límites ni fronteras. Las escenas de sus puestas en escena vuelven a sus pinturas y sus pinturas son llevadas a escena. Se transponen imágenes y distintos planos se combinan, dentro y fuera del lienzo. Lo que se percibe entonces, más que obras (en el sentido del mundo del arte, donde la obra es un producto) es un proceso habitado por la artista, un diálogo que no busca llegar a la comprensión o el dominio (que generalmente son lo mismo).


Polimorfismo y resistencia

Cecilia Porras Sáenz es una artista multidisciplinaria. Se mueve con facilidad de las artes visuales al performance, al teatro y a la instalación. Los medios de los que se vale y las herramientas que usa no parten meramente del dominio de una técnica sino de su necesidad de expresión, una que viene no de la voz sino de todos los sentidos y que trasciende el espacio y el tiempo. Su obra es producto de 20 años de experiencia y ello hace posible transitar su recorrido e identificar momentos -o actos- que parecen ser centrales a su proceso generando múltiples aperturas.


Biografía

Cecilia Porras Sáenz (Guatemala-México 1979)

Realiza sus estudios de forma autodidacta en las artes visuales y cursa la licenciatura en Arte Dramático en la Escuela Superior de Arte de la Universidad de San Carlos. Trabaja con pintura, instalación, dirección de obras teatrales de carácter performático y posdramático, fotografía y creación de vestuario entre otros.

Ha tomado múltiples talleres y laboratorios internacionales en teatro y fue becada por el Teatro Itinerante del Sol para asistir durante un mes a su escuela de Biodharma teatral.

No participa hasta el momento de concursos y convocatorias, su arte pictórico se mueve de forma independiente aunque ha sido expuesta en el Museo de Arte Moderno Juannio, Instituto Guatemalteco Americano IGA, Galería Extra, Artecentro Paiz, FOTO 30 2012, la ERRE, entre otros. También ha expuesto en México y España y actualmente forma parte de la plataforma Artistas Latinas con sede en Brasil.

Su trabajo teatral se ha presentado en Guatemala, México, El Salvador, Honduras y Colombia.