Sergio y Roberto Candia /Chile


El aprendizaje es distinto cuando éste es motivado por un ser querido, como sucede en la ritualidad ancestral, en esas enseñanzas vitales se aprende el sentido de la vida.

La vida no es bella sin la fragilidad del tiempo y la inexorable transformación de la existencia. Sergio y Roberto Candia, padre e hijo respectivamente, exploran la memoria, la que es grabada como conocimiento en la infancia de Roberto, y que posteriormente constituyó su quehacer profesional y la esencia de su vida.

El niño regresa de adulto al sur natal a encontrar y activar su memoria, la que se encontraba bajo cientos de capas producidas por las imágenes que le dieron el reconocimiento como un destacado fotoperiodista de su generación.

El retorno esta vez no se trataba de hablar o narrar historias domésticas, era el encuentro con el maestro, su padre, con el que aprendió a usar la cámara y explorar los mágicos secretos del cuarto oscuro.

Ambos se embarcan en una nueva aventura, unidos por la pasión de fotografiar, sin el apuro de la pauta de los medios de prensa y la agencia internacional. Ahora estaban ahí como en el templo silencioso en que se ven por última vez el guía y aprendiz; exponiendo sus destrezas con nuevas visiones. El último encuentro para demostrar lo aprendido, para agradecer la enseñanza. Después de Maillen, se venía, explorar el mundo con la energía intacta que lleva a un niño a descubrir su vida.

Las fotografías de esta serie son una conexión particular que pocos precedentes tienen en nuestro acontecer fotográfico. Las imágenes carecen del contraste en el cual podamos determinar quién es su autor. Es como un acto de plenitud esencial, de transferencia y ejecución.

Roberto lo narra: "Recuerdo las tardes en las que entraba a un pequeño cuarto oscuro que teníamos en casa, tenía 4 años y acompañaba a mi padre a realizar el mejor acto de magia que pueda recordar.

...Pasaron más de 30 años de aquello, y una tarde revisando una antigua caja de metal que en su interior guarda unas 150 diapositivas de mi padre, comencé a pensar en la posibilidad de fotografiar juntos. Recordando lo que comenzó casi por accidente y transformó mi vida para siempre.

La idea ya estaba planteada y él inmediatamente aceptó el desafío de volver a fotografiar usando películas en B/N y cámaras de formato medio"[1].

La Isla Maillen (niña hermosa o doncella en lengua huilliche) ubicada a 40 minutos en lancha desde Angelmó, en el sur de Chile, no es sólo un territorio insular, ni la excusa de este proyecto; es también el lugar de retiro en el cual padre e hijo se encuentran en la esencia. Uno ve al otro con admiración de los logros, con el respeto de la contemplación. Mientras el más viejo, silente, explora con su ojo exigido, la naturaleza y cotidiano de los habitantes del lugar.

Ambos se conectan al observar, ellos buscan ser una sola mirada, lo que sin pretensión es la simpleza fraternal de un padre y su hijo.

Las imágenes nos denotan la sincera conexión y el respeto por la fotografía. En la serie Maillen de Roberto y Sergio Candia, el acto fotográfico se traduce en una esencia vital.

Toro-Goya

Julio 2021

[1] Candia, Roberto. Maillen, 1621 Editores, Santiago 2014



Roberto Candia

Puerto Montt, Chile, 1971.

Estudio fotografía, televisión y servicios publicitarios en Santiago de Chile, comenzando su carrera en 1991 como fotógrafo del diario La Nación, luego en los diarios La Época, La Tercera y desde 1998 hasta 2012 como fotógrafo corresponsal de la agencia internacional de noticias The Associated Press (AP).

Parte de su trabajo han sido publicados por algunos de los medios más influyentes del mundo como The New York Times (USA), The Washington Post (USA), Time Magazine (USA), The Times (UK), The Guardian (UK), Corriere della Sera (Italy), Aftonbladet (Sweden), El Pais (Spain), Der Spiegel (Germany), Polka Magazine (France), Le Figaro (France), etc...

Su carrera lo llevó a estar en algunas de las coberturas noticiosas más importantes de la última década como las últimas 4 Copas del Mundo, Los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Juegos Panamericanos, 6 Copas América, Terremotos, desastres Naturales, Cumbres y elecciones de Presidentes entre otros.

Ganador de 28 premios en fotoperiodismo y salones de fotografía destacan la obtención de la "fotografía del año" en el Salón Nacional de Fotoperiodismo en los años 2004 y 2010, el premio a la "Excelencia 2011" en la primera edición del POY Latino América y su participación como fotógrafo invitado en la bienal PHOTOQUAI 2011, realizada en París Francia.

Desde el 2012, Candia es fotógrafo y docente independiente realizando trabajos para distintos medios y corporaciones.