Arnab Adak /India


El culto al nombre

El sistema de castas de la India -el cuádruple sistema de varna- estaba organizado en una jerarquía estricta y bastante rígida, siendo la casta más alta la de los brahmanes. Otras castas eran la nobleza y los militares, la clase mercantil y los agricultores. Los que no estaban incluidos en el sistema de castas eran, literalmente, "parias" y se les consideraba "intocables", cuyo mero contacto, incluso su sombra, se detestaba y evitaba como la peste. Los parias eran sometidos a una humillación social indecible, y apenas tenían derecho a la vida. La ironía de la situación era que, mientras se les imponía el deber de los carroñeros de mantener limpio el hábitat humano, sus cuerpos -su tacto, sus sombras- se codificaban como inmundos, manchados y contaminados. El término "dalit", derivado de la palabra sánscrita "dalita", que se utiliza para designar a estos parias, se traduce literalmente como "los oprimidos", una nomenclatura adecuada para una población que ha sido víctima de la brutalidad de las castas superiores durante mucho tiempo. En el siglo XIX, estableciendo un mecanismo ejemplar de revuelta, una secta de estas personas, llamada Ramnami, se tatuó el cuerpo y la cara con el nombre del dios hindú Ram. Se trataba de un acto de gran audacia, dado que a los parias se les prohibía entrar en los templos, aunque eran ellos quienes mantenían limpio el recinto de los mismos.

Desde mediados del siglo XX, bajo la égida de la dominación colonial, el país ha promulgado varias leyes y tomado iniciativas sociales para proteger y mejorar las condiciones socioeconómicas de su población de casta inferior. El cambio de nombre de Mahatma Gandhi de "intocables" a "harijanos" (que significa pueblo de Dios) adquirió cierta importancia política antes de la independencia. Sin embargo, el Dr. B. R. Ambedkar se opuso al intento de Gandhi de integrar a los dalits en el sistema de castas hindú, ya que pensaba que era importante reconocer a los dalits como una comunidad independiente, fuera del sistema de castas hindú. En cualquier caso, poco ha cambiado hasta ahora. El sistema de castas aún no ha muerto, aunque haya sido prohibido. Los prejuicios basados en las castas están a flor de piel, y los ciclos de pobreza heredados de ese sistema persisten. De hecho, el casticismo está tan inextricablemente arraigado en la mente de la gente que, a pesar de los programas de concienciación en todo el país, la relación jerárquica de poder entre los hindúes de "casta" y los parias no ha cambiado esencialmente. Los casos de violencia de casta, tanto en el sector urbano como en el rural, llenan las columnas de los periódicos incluso hoy en día.

Hasta el día de hoy, los Ramnamis adoran, cantan y bailan las alabanzas de Ram. Tienen fe en el poder de su nombre y recitan y juran por el sagrado Ramayana, una escritura que combina los valores éticos con la belleza espiritual de la poesía. No mantienen un templo ni adoran un ídolo. Sin embargo, la población del Ramnami Samaj se está reduciendo debido al enfoque socioeconómico de las nuevas generaciones y, como resultado, un grupo, antes prominente en la sociedad, está al borde de la extinción.


Declaración del Curador:

El sistema de castas, la jerarquía y su complejidad en la estructuración social de la India han sido objeto de introspección en este mundo moderno, en el que se supone que todos los seres humanos son iguales, pero esta igualdad desafía la conveniencia de las personas que están en la cima.

Arnab nos cuenta la historia de un pequeño sector de la comunidad oprimida de los dalit que, a su manera y de forma mínimamente simbólica, se esforzó por alzar la voz, rebelándose silenciosamente en forma de Ramnami. Los Ramnani se tatuaron permanentemente el nombre del dios hindú más querido, "Ram", por todo el cuerpo, en la escritura Devanagri, como forma de protesta silenciosa.

El fotógrafo crea una intrigante serie de retratos de su sencillo, curioso y tranquilo mundo.

( Sandeep Biswas )



Arnab Adak es un fotógrafo autodidacta que vive en Calcuta (India). Es licenciado en Matemáticas y posgraduado en Aplicaciones Informáticas, y trabaja en una empresa de consultoría para ofrecer soluciones empresariales y tecnológicas en la India. El objetivo principal de su fotografía es describir diversas preocupaciones culturales, sociales y medioambientales que requieren atención y concienciación entre las masas. Sus obras abarcan cuestiones de género, climáticas, de casta y acontecimientos religiosos o sociales que suponen una amenaza para la humanidad en la plataforma social.

Ha recibido el Premio de Plata del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el primer puesto en los Premios Internacionales del Color, el premio a la actuación en los Premios de Fotografía de la Humanidad y menciones honoríficas en los Premios Spider en Blanco y Negro, los Premios Internacionales de Fotografía de Moscú, etc. Sus obras han sido seleccionadas para su exposición en el Environmental Photographer of the Year durante dos años consecutivos. Sus obras se publican en revistas como Creative Image, Life Force, Dodho, etc.